OPINIÓN: Benidorm; camino hacia la sostenibilidad

Parecería mentira si lo aseguraran hará unos diez años atrás. Pero a día de hoy, la realidad, vuelve a demostrar una vez más que se pueden hacer de una manera muy distinta las cosas. Nadie pondría la mano en el fuego para afirmar que Benidorm no podría convivir sin el tráfico constante y esa gran masificación de vehículos en la ciudad. Actualmente, más de uno y más de dos, al menos así lo dejan entrever desde el equipo de gobierno, creen que Benidorm pasará a ser una ciudad sostenible en todo su esplendor. 
Y las primeras pruebas irrefrutables las tienen en la peatonalización de diversidad de calles. Apolo, Los Arcos, El Pino o en un futuro no muy lejano, Gerona, en el tramo comprendido entre los viales Esperanto y Dr. Orts Llorca, son la prueba de que, Benidorm tiene cabida para adaptarse a los tiempos venideros. Unas medidas tomadas desde el equipo de gobierno, que han sabido contentar tantos a vecinos como a comerciantes. Aunque también, como toda decisión tomada, existe una parte opositoria y comprensible.
Nadie duda de que los proyectos de peatonalización mencionados con anterioridad, son todo un éxito para la evolución de Benidorm, pero la semipeatonalización de la Avd. Armada Española, más conocida como el Paseo de Poniente, es un tema que se nos queda a medias tintas, ya que el deseo es la peatonalización al completo de la zona. Aún así, varios han sido ya los vecinos que han tenido queja sobre esta nueva implantación. La burocracia es farragosa, pero todo residente entre el término municipal de Finestrat y las avenidas Jaime I y Nicaragua podrán tener acceso a la avenida si cursan las autorizaciones correspondientes.
Un sistema, el de la peatonalización, que comienza a dar sus primeros frutos y que, espero que este método siga expandiéndose por la ciudad. Al igual que la implantación de nuevos tramos de carril bici, que poco a poco, este gobierno está consiguiendo establecer en Benidorm hasta conectar en gran parte todos sus tramos. Y esto no lo sugiere un servidor, sino los escolares benidormenses, que aprovechando el Día de la Educación y Seguridad Vial, instaron al alcalde, en resumidas cuentas, a que Benidorm camine hacia la sostenibilidad.
Ya lo ven. No hay excusa alguna para no proseguir con esta evolución. Y por si quedara pretexto alguno en el tintero, sepan que en la ciudad contamos con un excelente servicio de préstamos de bicicletas, usado cada vez por más gente. A la vista los datos del primer cuatrimestre de este año: un 59% más de uso, lo que suponen 34.488 préstamos, frente a los 21.692 que se registraron en el mismo periodo del año anterior.
Benidorm, oficialmente, ya camina hacia una ciudad mucho más sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *